Entre Pamplona y San Sebastián

 

images (2)

Sobre un paisaje solitario un cielo nublado intenta con gran esfuerzo brillar y lucir su azul, pero su lado oscuro gana terreno por momentos. La espesura de estas lúgubres nubes reviven sentimientos melancólicos, de añoranza y soledad. En lo alto de las colinas los molinos de viento giran acompasados en perfecta simetría, como un baile de largas aspas blancas sincronizándose con la naturaleza. Ya han empezado a caer  las primeras gotas de lluvia, todavía débiles pero afiladas como agujas.

La niebla empieza a emerger en los valles, y bajo las frondosas montañas asoman pequeños campos de girasoles que hoy están cabizbajos. Un acueducto rompe la frialdad del asfalto mientras abetos y pinos ya asoman a ras del camino. Sus colores se alternan, pasando del claro al oscuro causando un efecto sedante y embaucador.

Entre la espesura de las montañas aparecen pequeñas llanuras donde se alzan pequeños pueblos de tejados rojizos y paredes de color hueso. Parecen perfectas pinceladas sobre un tapiz verde.
Dos peñones se levantan en pico, como una cornamenta elevándose desde las entrañas de la tierra. La lluvia golpea ahora con fuerza y su sonido contra el cristal amortigua cualquier otro ruido procedente del exterior.

A medida que avanzamos, las casas empiezan a lucir piedra y madera en sus fachadas. Los porticones de las ventanas son tan sólidos y opacos como la densa niebla que atraviesa los prados por donde pastan ovejas y caballos. Seres que parecen pertenecer al paisaje sin ser conscientes de la belleza de este ni de la suya propia.

La luz, empieza a asomar empujada por el viento que proviene del Atlántico. Ahora la lluvia ha cesado, y a pesar que las nubes parecen ancladas al cielo, parece que el Sol ganará esta vez.

 

 

Finalista en el  VI PREMIO INTERNACIONAL RELATOS DE MUJERES VIAJERAS (publicación en antología, Ediciones Casiopea)

Yo sí me lo creo

libros-2Hace unos días quedé seleccionada en un concurso de microrrelatos de humor. No gané ni quedé finalista, pero de 2023 presentados solo seleccionaron a unos 150 aprox. así que me lo tomo como una pequeña victoria. Sin embargo, hoy he recibido una muy buena noticia. He quedado finalista en un concurso de relatos cortos acerca de mujeres viajeras. ¡Y van a publicarlo!. Obviamente no es un best seller, pero es un pequeño paso, y de hecho estoy muy muy contenta.

Perseverancia y confianza son  las palabras que ahora tengo que añadir a mi vocabulario diario. Tatuarlas en mi mente y ejercitarlas como si mi vida dependiera de ello.

Sé que lo más humilde, lógico y realista es pensar que nunca llegarás a ser escritora y que simplemente es un hobby. ¿Pero porqué? ¿Porqué no creerlo? Es decir, si no me lo creo yo, desde luego que no llegaré a ninguna parte. ¿Quien va a confiar en alguien que no tiene fe en si mismo? Pues mirad que os digo, a riesgo de parecer pretenciosa, yo me lo voy a creer.  De hecho hay unas cosas que se llaman libros, son bastante divertidos (algunos) y están escritos por -adivinad- ESCRITORES, así que haberlos los hay. No sé, llamadme ilusa si queréis, pero yo voy a por ello.  Total de perdidos al río.

Sepia, el cefalópodo letal

Tras su gelatinosa carne blanca y su apariencia inocente se esconde un depredador despiadado y sagaz. El peligro empieza en casa, una vez hecha a la plancha y sazonada con un poco de sal, pimienta, algo de ajo y perejil. Su olor es una trampa mortífera que atrae seductoramente a cualquier ser humano cual canto de sirena a los marineros.

Una vez servida a los comensales, empieza la macabra venganza de este singular y maquiavélico cefalópodo. Los primeros bocados cautivarán a la victima con su aroma y sabor. Ésta se confía y continúa devorando, poco a poco sin ser consciente del terrible destino al que le conducirá su necesidad primaria de alimentarse.

Al llegar a los tentáculos, uno de los pedazos más deliciosos que ofrece esta feroz bestia, se agarrarán a la faringe de su presa, obstruyendo así su capacidad de deglución y provocando una muerte por asfixia. El desenlace, aunque ridículo es traumático para la victima y aquellos que le rodean.

Este artículo ha sido documentado con individuos reales, entre ellos  yo. Por fortuna pude sobrevivir para alertar a la sociedad del peligro que les espera de forma conspiradora en el supermercado.

Seleccionado en el I Concurso de Relatos Breves de Humor de Letras con Arte. (publicado en libro de antología)

Shame!

shame

Yoda decía “hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Así que yo decidí hacerlo. Ahora me encuentro en el punto en que tienes vergüenza. Quieres estar ahí pero no tienes suficiente confianza en ti mismo. Que dirán, qué pensarán… Estoy haciendo el paria… Cuando alguien te dice “he leído tu blog” y no dice nada a continuación es MAL. Pero peor te sientes cuando te das cuenta que no tienes pelotas para preguntarle qué le ha parecido… En fin, para alguien como yo, hacer un blog y compartirlo con mi gente conocida es tremendamente difícil. Así que me lo tomaré como una parte más de mi entrenamiento Jedi. Puede que algun día me atreva a preguntar “¿que te parece mi blog? “

Curso nuevo, año nuevo

septiembre

Siempre me ha gustado el 15 de septiembre. Para mi es el día en que realmente empieza el año. Los  niños empiezan el colegio y con ello todo vuelve a la normalidad. Todavía quedan unos días para que llegue el otoño, pero las hojas ya han empezado a caer, cubriendo el suelo con un manto anaranjado. La luz ya empieza a tener una cadencia distinta, más cálida, más íntima. Empezarán las lluvias y con ellas un ambiente mas fresco. El otoño está lleno de romanticismo, de olores, y de sensaciones que por lo menos a mi me llenan de recuerdos, a veces nostálgicos, pero en general buenos. La gente en septiembre empieza a agobiarse, se acabaron las vacaciones y en antes de que nos demos cuenta habrá llegado el frio. Pero qué queréis que os diga, para mi éstas fechas auguran el inicio de un año lleno de posibilidades e ilusiones. Así que… ¡Bienvenido Septiembre!

A perfect weekend

amigos2

Hoy es mi 30 cumpleaños. Este fin de semana ha sido MEMORABLE.

Teníamos un plan desde hacía unas semanas, quedaríamos por la tarde con una pareja e iríamos al skatepark. Nosotras haríamos de groupies mientras ellos patinan y luego de cena y a hacer unos billares. Ese era el plan, o al menos eso es lo que yo creía.

La cosa se empieza a truncar el viernes por la tarde cuando me llama mi marido para decirme que a nuestro amigo le están sacando una muela de urgencias. Vale pues nada, cambio de planes, le propongo ir de compras y cenar una pizza viendo una peli.

Bien, llega el sábado y dejamos al niño con mi suegra para pasar la tarde tranquilos. Y al volver me propone ir a patinar sobre hielo (sabe que me encanta). Estaba un poco cansada pero al final accedo ya que no tenemos demasiado tiempo para hacer este tipo de cosas. Al llegar a la pista me encuentro primero con mi cuñado y poco a poco empieza a aparecer gente, mucha gente.

No sabéis lo mucho que me emocionó. Veinte personas estaban ahí, por mí. En ese momento os juro que me sentí la persona más afortunada y más querida del planeta. Hasta vino el recién operado de la muela!! Fue algo fantástico, y la gente que no pudo venir fue porque tenían guardia o estaban fuera o trabajando. Solo deciros que una muy buena amiga mía vino desde la costa brava donde estaba pasando unos días para volver a marcharse al día siguiente. Creo que eso es un acto irrefutable de que esa persona te aprecia de verdad.

Y que puedo decir de mi marido? no tengo palabras, no hay forma de expresar como me quiere. Creo que hay algo más grande que el amor, quizás no tenga siquiera nombre, pero eso es lo que yo siento por él. Algo inexplicable, que crece cada día más.

Me siento increíblemente feliz, feliz de tener al lado tanta gente que me quiere. De tenerlos en mi vida. Y es que la amistad señoras y señores, es lo más grande que tenemos en esta vida. Gracias  Patri, Laura, Pili, Isa, Nika, Deborah, Marta, Cris, Miriam, Mar, Adrián,  William, Schez, Marc, Kyre y respectivas familias. Gracias a los que no pudisteis venir también, Anna, Josep, Gis, Geor, José Ramón, Nuria, Joan, Helena, Ivan y La Pera Limonera. Si alguno de vosotros Leeis esto quiero que sepáis que con vosotros y mi pequeña familia ya no necesito nada más en el mundo. Todos conocen mi caracter, complicado y arisco a menudo, y sin embargo estáis ahí. Os quiero mucho. Mucho mucho como la trucha al trucho… ;)

El verano del cambio

images (1)

Estupendo día de sol en Barcelona. De vacaciones por fin!! Recuerdo cuando mi hijo acababa de nacer ahora hace un año. Me moría de ganas de volver a trabajar, lo necesitaba. Necesitaba mis horas de ser yo misma, de poder desconectar y volver a casa para entonces disfrutar plenamente de mi hijo. Suena contradictorio ¿verdad? Es decir, por un lado quieres estar con tu hijo pero por el otro no. Pues sí, contradictorio pero cierto y francamente, no creo que esto me hiciera mala madre, sencillamente una madre primeriza que necesitaba su momento de hola-quiero-un-ratito-para-mi.

Pues bien, un año ha pasado desde entonces, el niño desde hace meses duerme del tirón, come estupendamente, esta muy guapo y todas esas cosas que decimos las madres sobre nuestros retoños, es decir, infinidad de virtudes del niño y cursiladas varias. Este año las vacaciones están siendo muy distintas al verano pasado cuando acaba de parir (obvio). No esperaba para nada tener esta sensación. Es obvio, no duermo hasta las tantas como solía hacer 2 años atrás, ya que el enano es como un despertador a base de gritos que a las 6.30h (7h como máximo) te hace saltar de la cama de un brinco.

Debo reconocer que tenía muchas ganas de hacer vacaciones pero en parte me daba pánico el pasarme el día sola con el niño como el año pasado. Solo recordaba el agobio (del cual la depresión post-parto  tuvo mucho que ver) de estar sola en casa. Esta vez no podía estar más equivocada. Están siendo unas vacaciones geniales.

Lo que quiero decir es que, estas vacaciones me están sirviendo para aprender algo que ya hace mucho que tendria que haber aprendido, asimilar una situación y DISFRUTARLA. Mi hijo, como el de toooodo el mundo está creciendo muy rápido. Esta frase suena a cliché, pero es completamente cierta. Soy una persona que ya de por si me estreso yo solita, me gusta tenerlo todo controlado, organizado, sin cabos sueltos. Pues con un niño no es posible. Y cuesta, claro que cuesta al principio modificar tu carácter, cambiar tu forma de ser después de 30 años, pero joder, que feliz estoy ahora.

Espero que esto me sirva de lección y que cuando llegue septiembre sea capaz de seguir con esta mentalidad. Estar con el niño todo el día sola no está siendo ningún sacrificio sino un placer.  Cuando vuelva a trabajar y tenga que ir corriendo de un lado a otro, y hacer en la mitad del tiempo que estoy empleando ahora en  hacer comidas, cenas, papillas, baños, coladas, compras, y cumplir con toda la responsabilidad que comporta tener hijos y una casa, intentaré recordar este verano. Intentaré recordar que que no haya hecho la colada o no se han podido fregar los platos de la cena, no se va acabar el mundo, es más se habrá ensanchado un poquito mas el mundo para mi familia.