Asco

Tras la tragedia del accidente de avión de ayer que ha dejado conmocionada a muchísima gente, debo decir que estoy bastante cabreado con la información que proporcionan los medios y también con la reacción de algunas personas.

En primer lugar los medios no paraban de hacer hincapié en cuantos españoles iban a bordo. ¿Es que solo cuentan los españoles? ¿A caso el resto de pasajeros no eran persona como tu o como yo, como cualquier otro español? ¿No tienen familias que van a sufrir por la trágica muerte de sus seres queridos? Comprendo que los medios quieran das a conocer la nacionalidad de los pasajeros, pero si esa es la intención, también habría que informar de las nacionalidades del resto de victimas (en mi opinión).

Luego está el morbo añadido “había también dos bebés” dicen. Bien, para empezar, que yo sepa los bebés son personas, personas tamaño reducido, pero personas. En segundo lugar ¿que pretenden con eso? ¿meter el dedo en la llaga? Lo relevante es que no hay supervivientes, sus edades no importan. Para mi gusto, esto es abominable, ya estamos todos bastante tocados ¿qué necesidad hay de añadir más dolor a nuestro pesar?. Debo decir, que si se usa este jueguecito es porque a la gente le gusta el morbo, y eso me choca mucho.

 

Pero ahora hablemos de los comentarios que han circulado por Twitter. Hay gente que se alegraba de que el avión se estrellara porque había catalanes en él. Wow, me quedé sin palabras cuando los leí. Y no se trata de que me indignen porque soy barcelonesa, si estos comentarios fueran dirigidos a andaluces a extremeños, riojanos, da igual, es el odio lo que me deja alucinando. Perlitas como – Lo del accidente me parece muy bien si había catalanes en él- o -A ver a ver, no hagamos un drama, que en el avión iban catalanes, no personas-, ¿que clase de monstruo puede escribir algo así?

Después también encontrábamos  tweets  sobre la indignación de alguna persona porque no estaban dando “mujeres y hombres o viceversa” (o como se llame el programa). Ahí van algunos, -Pues me parece fatal que no pongan “myhyv” por un accidente, no es mi culpa que sean tontos y se estrellen- o- me cago en dios que no van a poner “myhyv” por esto de francia a mi que me importa!!!!- WTF???

Que la información se manipula todos lo sabemos, cosa que me repatea, pero os aseguro que nunca he deseado tanto que esta información no sea real (cosa que dudo).  No se cuantos tweets de estos habrá, el simple hecho de que haya uno solo ya me hace perder la fe en la humanidad. ¿Qué futuro les espera a nuestros hijos con ese ejemplo? ¿A donde vamos a ir a para con engendros como estos?

Lo primero que me pasó por la cabeza  fue “ojalá os hubierais estrellado vosotros en ese avión”, y tristemente, me doy cuenta que ese pensamiento, el significado de esas palabras en mi cabeza, no me hace mejor que ellos.

Gracias Papa

image

Ni tu ni yo somos muy dados a estas cosas pero hoy he decidido que haré una excepción.
Querido padre, aquí están mis palabras de cariño y de agradecimiento, sinceras, sin rodeos y escritas sólo para ti.
Gracias por quererme, cuidarme y protegerme. Por regañarme y volver a confiar en mí una y otra vez aun cuando no lo merecía. Por anteponerme a ti, defenderme y enseñarme a hacerlo yo sola. Gracias por tus palabras de apoyo, tus gestos cariñosos y tu paciencia ilimitada.
Has aguantado más que nadie mis chorradas, mi mal humor y mis pataletas. Y a pesar que durante un tiempo me sentí perdida y vacía, tu estuviste ahí para guiarme y mostrarme cual era mi camino, para brindarme apoyo y darme el abrazo que necesitaba.

Dices que te sientes orgulloso de mi, pero sin ti hoy no sería quien soy. Tu valentía, fuerza y tus principios han hecho de ti mi referente. Y siempre siempre siempre estaré ahí para apoyarte, cuidarte y quererte como tu has hecho. Sin “peros” y sin condiciones.
Sólo decirte que me siento orgullosa de tenerte como padre.

Welcome Tam.

A veces dejamos pasar las buenas cosas, quizás no intencionadamente, pero sin darnos cuenta dejamos que el tiempo las vaya enterrando poquito a poco. Pero en ciertas ocasiones vale la pena escarbar y desenterrar aquello que tanto bien nos hizo en su momento, en mi caso se trata de una amiga. Si tuviera que comparar nuestra amistad con una relación amorosa la describiría como “pasional”. En cuanto nos conocimos conectamos enseguida, la misma pasión por la lectura, por el cine, por la música etc… Quizás ella tenga unos gustos más  selectos que los míos, pero al fin y al cabo el sentimiento hacia esas cosas era el mismo. Cuando estaba con ella me sentía comprendida, sentía que me escuchaba, que podía ser yo misma. Tam es una persona a la que le gusta sonreirle a la vida, positiva y optimista, con energía y con dos cojones (de esos que más de uno desearía tener). En resumen, ella es una de esas personas que te contagian frescura, ilusión, alegría… Buen rollo en definitiva.

Alguna que otra vez, volvemos a reencontrarnos con estas personas por motivos desagradables (como en entierros), pero no fue nuestro caso, sino al revés. Cuando retomar la relación con alguien viene ligado a una buena noticia es algo maravilloso.

Puede que fuera el tiempo y nuestras vidas ajetreadas las que nos distanciaran. El “bueno, ya llamará cuando le vaya bien” y posteriormente el “joder después de tanto tiempo a ver como empiezo” (eso es como ligar, a la que le pierdes el truco… malo)

Sea lo que fuere, quedó en el pasado. Ayer no decidimos llamarnos más a menudo, sino ser de nuevo aquellas amigas que fuimos dos años atrás.

Por eso, si habéis conocido a alguien tan especial alguna vez, alguien que conectas al máximo y que en aquello en que discrepáis hay un respeto real, no lo dejéis pasar. La vida es demasiado corta para desperdiciar a esas personas que llenan de buenos momentos nuestra vida y que enriquecen nuestra alma.

Por cierto, enhorabuena Tamara.

Be strong Kesito

hormiga-fuerte

Querida Kesito,

Sé que este no está siendo un año fácil para ti. La suerte no te ha acompañado demasiado desde que empezó este 2015, estás pasando un momento durillo, has trabajado muy duro para llegar donde estás y ahora se te jodido el “tinglao” que tanto esfuerzo te ha costado. Conociéndote sé que quizás una de las cosas que más te afligen es no poder dar lo máximo de ti (aparte claro de todo el coñazo de la rehabilitación que te deja hecha polvo). Pero no te preocupes, piensa en tu fortaleza, en tu optimismo y no dejes que esta mala racha haga mella en ti. Siempre has sido un ejemplo para todas con tu sonrisa y tu vitalidad, y te aseguro que por lo menos yo, si estuviera en tu situación, no tendría la mitad de fuerza y coraje que tu demuestras.

Dicen que no hay mal que cien años dure, que tras la tormenta viene la calma y que todo pasa y todo llega (o al revés, no estoy segura). No pienses en que este es un año de mierda, pensar en un año en concreto es un error, solo piensa en momentos, días, etapas, nada tiene que ver con que sea 2015, 2016 o cualquier numero que sólo define los 365 días de un año lunar. Y aunque así lo pienses ten en cuenta que ni siquiera ha terminado febrero, imagínate la de meses, semanas, días que quedan todavía para darle la vuelta a tus contratiempos.

Kesito, nosotras cuidaremos de ti todo lo que podamos, así que no te preocupes, con tu carácter volveras a estar al 100% en menos de lo que canta un gallo, y si no es así (que lo será) aquí estaremos todas para apoyarte y ayudarte a pasar lo que haga falta.

Ánimo compañera, be strong.

Love ya!

Morderse la lengua sin hacerse demasiado daño

mujer enfadada

Todos hemos tenido que mordernos la lengua más de una vez (y las veces que nos quedan por hacerlo) y es, cuanto menos, molesto. Quizás lo hagamos por evitar un conflicto, por educación o por no herir a alguien, sea por el motivo que sea, mientras nos tragamos nuestras palabras notamos como se quedan encalladas en nuestra garganta y cuando conseguimos engullirlas van y se quedan hechas un ovillo en nuestro estomago. Y es que cada vez que callamos perdemos un poquito de nosotros mismos, sentimos como se nos va un algo de esa libertad que da el poder expresarse. Pero como mi padre dice, “el sabio no dice todo lo que piensa pero piensa todo lo que dice” (vale sí… realmente el mérito debería llevárselo Aristóteles, pero mi padre mola más) y yo como buena discípula, lo pongo en práctica. Y entonces…¡Ay! ¡coño, que daño hace eso de morderse! Puaj… ¿qué es ese sabor? Sabe como a podrido, a amargo iiiijjjjj incluso duele al tragar… ¿Me habré hecho sangre al morderme la lengua? Ahhh… espera… ¡Ya se que es! Es el veneno que llevaban mis palabras. Hummm, parece que noto también un regusto al orgullo que me he tragado, incluso se puede apreciar un toque del disgusto de callar. Y sí, he dicho veneno, porque por muy buenas personas que seamos, como humanos, tenemos nuestro lado oscuro. La única diferencia entre el bueno y el malo es simplemente que el bueno sabe mantener a raya su lado “perverso”.

Cada vez que nos callamos algo, se va quedando ahí, amontonándose poquito a poco como el colesterol en nuestras arterias. Se acumulan las palabras y los sentimientos uno encima de otro hasta que te das cuenta que tienes una especie de estreñimiento que, en vez de afectar a nuestra capacidad de ir al baño, obstruye nuestro corazón y colapsa nuestro cerebro. Es como una especie de metal pesado que nuestro cuerpo tiene que invertir muchoooo esfuerzo en eliminar, como el mercurio ( bueno yo soy un poco rarita pero no he llegado al punto de chupar un termómetro roto, sin embargo sano sano no es).

Uf, ojala hubiera alguna forma fácil y eficaz de eliminar todo esta basura que nos hemos ido guardando. Que yo sepa a día de hoy no han sacado ninguna pastillita milagrosa con un eslogan que diga “¡Olvide aquello que nunca dijo y que ahora le está comiendo por dentro!”. Sin embargo yo encontrado un método, que si bien no lo arregla del todo, lo hace más llevadero, y es pensar en lo que me he ahorrado callando. No, no hablo de saliva, hablo de consecuencias… Relativizar es esencial para la digestión de nuestros problemas. Realmente hay que valorar si esa discusión va ser productiva, si nos vale la pena enfrentarnos a ello o si estamos dispuestos a hacer daño a alguien solo por tener la última palabra. La respuesta es simple, NO. No quiero herir a nadie y no quiero gastar mi valioso tiempo discutiendo por algo que carece de importancia (y hay muchas más cosas carecen de importancia aunque no nos demos cuenta en un primer momento). ¡Hey! Es mi tiempo, mi vida! simplemente no quiero estar enfadada con alguien que sé que me quiere aunque tengamos nuestras diferencia y todavía menos con alguien que no merezca mi atención.

Así que cuando sintamos ese dolorcillo al mordernos la lengua, pensemos que lo hacemos por un buen motivo y que por engorroso que sea probablemente nos haga más bien que mal.

ADVERTENCIA: TAMPOCO SE TRATA DE HACER EL PRIMO.

Gracias agenda, tu salvaste mi vida.

felicidad

Han pasado ya varios días desde la última entrada, la palabra que mejor define esta ausencia es AGOTAMIENTO.

Pero desde hace unos días lo estoy haciendo bastante bien, intento estresarme lo menos posible dejando un poquito de tiempo para mí (mayoritariamente lo paso leyendo).

La verdad es que la parte positiva de ir cansado es que es señal de que haces cosas, y hacer cosas es señal de que estás vivo. Sí, sé que suena un poco absurdo o melodramático pero siempre me ha gustado la sensación de no parar. Soy una persona que necesita el estrés, sin él me siento poco productiva como si no estuviera aprovechando el día.
La diferencia entre ahora y hace un mes es que he aprendido donde está el límite, y este límite es muy muy estrechito, si te pasas un poquito ya estás en el lado oscuro. Y es que está muy bien ser productivo y aprovechar al máximo el día, pero siempre y cuando eso no nos repercuta en nuestra salud física y/o mental. Para las personas como yo, adictas al movimiento, llegar a este punto es algo fascinante.

Una de las cosas que más me ha ayudado a sido (redoble de tambores…) ¡comprarme una agenda!. Sencillo ¿verdad? Pues esa a sido una magnifica idea, y no por el hecho que se me olviden las cosas pues tengo muy buena memoria, si no porque me ayuda a visualizar que mañana no se acaba el mundo. Es muy fácil, mi mente piensa en algo y automáticamente tiene la necesidad de hacerlo, pongamos un ejemplo: Lavadora, en el momento en que esta palabra pasa por mi cabeza la reacción de mi mente es – Mierda! tengo que poner la lavadora, sobretodo que no se me olvide. Ya sé, cuando llegue a casa la pongo, y mientras se hace yo bla bla bla, y luego bla bla bla… y entonces cuando llegue de recoger al niño la cuelgo.-

Así es como funciona mi cerebro, y eso que es solo una lavadora. Bien, ahí entra el turno de la agenda. Cosa que se me ocurre cosa que apunto (casi todo en el mismo día) hasta que ¡coño, si hay mas páginas! Et voilà…Ahí es cuando dices “frena el carro” ¿es esencial que ponga la lavadora hoy? ¡Pues resulta que no! según la agenda mañana también podría hacerlo…

Y así de fácil, mi agenda se ha convertido en mi mejor amiga, gracias a ella todo lo que y mi cabeza procesa se refleja en un papelito, cuando el papelito esta suficientemente lleno solo tengo que jugar un poco al Tetris para ver donde encajo alguna tarea no imprescindible que me permita tener aunque sea media hora libre. Y funciona. Y soy feliz. Tener agenda mola.

2271554

PD: Verónica, si lees esto que sepas que he empezado con el yoga, pero de eso ya hablaré en el siguiente post… ;)

Una cita real no es una sin…

¿Sexo? noooo, no hablo de eso pequeños saltamontes, no seáis mal pensados, a eso ya llegaremos.

Una cita no es una cita completa sin el “PRE-CITA” agotador. Generalmente consta de:

-cortarte/quemarte depilandote

-tener que repintarte una uña o más porque no se han secado bien y ha quedado medio rugosa

-los aproximadamente 35-45 minutos que pasas primero intentando encontrar la combinación perfecta de ropa (incluye la interior), zapatos y bolso (obviously)

-hacer una carrera a las primeras medias y remover todo el armario para encontrar otras (que estén decentes) o incluso tener que correr al Opencor más cercano

-alisarte el pelo, que no quede bien y tener que recurrir o bien a volver a mojarlo e intentar domar los rizos o sencillamente recogerlo, y no es una elección fácil, especialmente si has intentado la primera opción y el resultado no ha sido el esperado.

histerica

-Maquillarte y joderla en el último momento, porque cualquier mujer sabe que un eyeliner mal hecho requiere mucha destreza para quitarlo bien sin estropear el resto. Y no hablemos de un pintalabios rojo…

PRE-CITA superada… la cita no es 100% cita si no hay el momento en que:

-te cagas de frío pero quieres lucirte o, en su defecto, sufres por el calor esperando que no aparezcan ronchas bajo tu manga.

-te preguntas si el lápiz de ojos inferior se habrá corrido dándote un aspecto de mapache. Si de decides por ir al baño es posible que cunda el pánico.

2rfdh01

-tu pareja/cita tiene algo entre los dientes y te debates entre decirle la verdad o no estropear ese bonito momento. Este punto engloba otras situaciones.

-momento en que te pilla un retortijón, hey! estas cosas pasan, no tiene porqué ser habitual pero es una posibilidad que puede agobiar mucho

El final de la noche, ahora sí, sexo o no?

-Si es Sí es sí, y ya esta

-Si es No hay dos probabilidades :

-Te guste o no el chico sencillamente no quieres tener sexo.

-Has pillado un pedal tan gordo que te imposibilita tener sexo, AQUÍ OJITO, hay que tener especial cuidado con el              MOËT CHANDON

Y así señores y señoras, es como es una cita real, no las chorradas que nos venden en la tv con sus maquillajes impolutos, sus miradas picaras y el destello luminoso que sale de la sonrisa de nuestro galan. Sin embargo a pesar de todo el estrés y situaciones incomodas que puede llegar a producir una cita, si estás con la persona adecuada nada de eso importa.

para-tu-primera-cita-20-consejos-300x380