Martes 1 de septiembre de 2015

large

Bienvenido septiembre!

Hoy empezaba mi hijo la guardería. Ha habido ese momento dramático al dejarlo en que lloraba desconsolado, pero ya está, luego ha pasado el día estupendamente. Todas mis compañeras me decían “Ay! que lástima… cuando los ves así te dan unas ganas de llorar…” o “Ay pobrecito, lo debes haber pasado mal dejándolo allí” o “Que lastima dan, tan pequeñitos y como lloran…”, no sé, yo cuando veo esas madres desoladas por dejar a su hij@ en la guardería me planteo si es que soy mala madre o mas fría que el hielo, pero francamente, desde mi punto de vista ce n’est pas si grave non?

Guarderías aparte, hoy 1 de septiembre, es cuando mi pequeña familia empieza su rutina nuevamente hasta el próximo verano, y a mi me gusta. Pero no solo eso, desde hoy se verá realmente si he interiorizado mi “rollo-zen-vacacional”. Parecía que se iba a ir el muy jodido, pero le dije “¡Chst! ¿Donde vas tan rápido? A ver si piensas que puedes presentarte en mis vacaciones, iluminarme y luego dejarme tirada… ni en broma”, y no no, parece que me ha hecho caso, de momento sigue cerquita.

Resumen del día:

– Dramas preguardería: 1 (superado)

-Sensación de ser la única que NO quiere flagelarse por dejar a su hijo llorando en la guardería: Importante

-Trabajos realizados: 0 (trés mal…)

-Hábitos mantenidos desde mi iluminación vacacional (por el momento): 7 de 11 (bien)

Bueno pues está siendo un buen día. Espero hayáis  recibido el mes con tanto entusiasmo como yo. Si no es así, todavía estáis a tiempo!

:)

YO MATO

libro_1353811775

“Yo Mato” es un libro de Giorgio Faletti que está bastante bien. Yo (te) Mato es exactamente lo que pienso ahora mismo de mi vecino.

Resulta que ha conseguido que aborrezca la música que solía gustarme. Constante, día tras día y a toda hostia nos regala horas de Rollings, Hendrix, Zeppelin, Iggy, Creedence, Beatles (aunque no me gustan los Beatles) y suma y sigue. Ya no puedo más con el rock, y lo que más me molesta que me lo ha hecho aborrecer un tío que ME CAE MAL. Al principio pensé “bueno, por lo menos el caraculo y yo tenemos algo en común”, ahora pienso “cualquier día entro y le prendo fuego al reproductor”.

En defensa de mis vecinos diré que nunca me he acostumbrado a vivir en un piso. Yo que crecí en una casa perdida de la mano de Dios, llegué con 20 años a la ciudad y todavía no me hago a la idea de que se oigan a los vecinos. Recuerdo el hecho de pensar “un momento… Si yo oigo como tiran de la cadena, como friegan los platos, como discuten, la música que escuchan, y cuando tienen sexo… eso significa que ellos a mi también…”, pánico, entré en una especie de paranoia raruna que a día de hoy llevo bastante controlada. Fijaros si era pardilla que cuando vine a vivir a la ciudad y tuve que coger un autobús, ingenua de mí pensé que se pararía al verme! Pues no, tenía que hacerle una  señal para que se parara… Muerta de asco me quedé media hora más al sol esperando a que pasara otro. No, no es chistoso. Bueno un poco, pero en el momento no lo fue…

Pero volviendo a la música… Luego está la otra parte, la música que no puedes escuchar hasta que pase el duelo. Y es que  hace poco más de un mes que murió mi abuela; cuando iba a visitarla siempre me ponía música y claro, ahora cualquier canción me recuerda a ella. Así que me veis por la calle pasando de canción en canción “ésta no, ésta tampoco, no, no, ésta no, ésta no me apetece…” Y es que entre el vecino y los recuerdos, la música se ha convertido en algo aburrido o doloroso. Peeero he encontrado la solución (muy espabilada que soy yo). Hace unos días me quejaba de que tomarme un té y comprarme el periódico a diario era algo que mi bolsillo de currele no podía permitirse. Así que voilà , he cambiado el reproductor por la radio informativa. Estoy al día y no me cuesta un chelín.

Bueno ya está, el post no tiene más, únicamente quería quejarme del maldito que ha arruinado mi devoción por el rock. Aprovecho para quejarme también de la fan number 1 de la coliflor… Maja… a ver si hacemos otra cosa.

Bad mood

el-malhumor-permanente

¡Noooo! SOS, mi rollo Zen se esta alejando de a la velocidad de la luz…

Sigo saliendo por patas y estresada hacia el trabajo, en parte porque les dejo preparados el desayuno a mi marido y al niño (pero es que son tan moninos…). El trabajo hasta media jornada ha ido bien, sin embargo la jefa ha decidido hacer un cambio de planes y ha empezado un poco la locura (no extremo pero lo suficiente como para pasar de modo tranqui a modo “hey hey wait…”. Luego envias sms para recordar a tu marido que tiene 2 cosas que hacer, pasarse por el médico y contestar un mail ¡2 COSAS!, pues ya se agobia, y eso que son cosas que son por y para él… En fin, el sabrá. Luego recuerdas ¡mierda¡ la revisión del niño, mala madre que no te acuerdas de llevarlo al médico… Pues nada a pedir la hora lo antes posible y cuadrar con los horarios. Y luego vamos a coger el coche para hacer una pequeña excursión con el peque (al mirador de aviones de El Prat) y llega el agobio, que no me acuerdo de llegar, que qué puta mierda de móvil porque el gps no va, que el niño no se calla. Yo estaba en plan “hey keep calm, es solo un crio, no tenemos prisa, ya lo encontraremos…”. Luego lo hemos pasado la mar de bien (bueno al crio le ha asustado tanto ruido), vuelves a casa y ¡coño! la lavadora, el baño del niño, la cena, preparar las cosas de mañana, pensar en sacar la comida del congelador porque Dani no se acordará etc.

Chicos, el estrés a vuelto a mi.

Valoración:

-Jornada laboral: 6/10

-Excursión: ida y vuela NEFASTA, el resto bien

-Enfados por parte del marido (o medio enfados): 4 (que yo sepa)

-Estrés mental acerca de cosas que debía (y debo) hacer: 7/10

-Avances en los proyectos que hay en marcha: ridículos (maaaal)

-Yoga / té / diario: 0 patatero

A favor diremos que últimamente la gente me dice que estoy muy guapa (he renovado un poco el armario ¡Yihaaa!), tomo mi agua tibia con limón a primera hora (que he leído que es muy saludable), sigo sin ver la tv (bueno hoy he grabado un par de programas pero que no he visto, solo por tenerlos…) y procuro respirar hondo y recordar que no tengo porqué hacerlo todo en un día (debo volver a usar la agenda).

RESUMEN:

¡Vamos vamos! que un mal día lo tiene cualquiera, he aprendido los errores de hoy para no cometerlos mañana, o eso espero. Un cambio de un día para otro no es fácil, no me rindo. Y he comido unos macarrones sin gluten gratinados que estaban de muerte.

Y ahora a adelantar un poquito ni que sea de uno de los proyectos.

Hasta mañana :)

¡Seguimos!

pareja-feliz

!Fantástico! Superado el segundo día de trabajo después de las vacaciones. Mi rollo Zen sigue intacto, aunque por logística y tiempo (y dinero) no he podido aplicarlo en todos los aspectos que querría… Veamos, me dije, vamos a cambiar el cortado descafeinado por un saludable té verde, y vamos a cambiar Facebook por el diario. Bueno, pue resulta que el puto té verde cuesta 2 eurazos, añádele el diario (que por cierto no he podido comprar porque perdía el bus) y el tabaco y como que me gasto un pastizal en un día. Maaaal! Ay ay ay… Tampoco he hecho yoga, básicamente porque ahora que mi marido y mi hijo todavía tienen vacaciones, no quiero levantarme demasiado pronto y joder la marrana a los demás. Pero eso no tiene demasiada importancia, el té me lo puedo llevar en un termo (que por cierto es muy molón, me lo regalaron con la Nespresso) y la semana que viene que todos estaremos ya metidos de lleno en nuestra rutina, puedo madrugar un poco más y hacer yoga.

Valoración de estos dos días:

-Facebook: 0 (cuenta cerrada)

-Tele: 0 (très bien)

-Proyectos en marcha: 2 (interesante…)

-Avances en los proyectos: vamos haciendo…

-Nivel de estrés: 0 sí sí… 0

RESOLUCIÓN FINAL:

Buen comienzo, sigamos así.

Vive la rentrée!

1423234778542

Se acabaron las vacaciones (por lo menos a mí) y siempre he pensado que el inicio del año no es el 1 de enero, sino el día que vuelves al tajo. La verdad es que vuelvo con ganas aunque suene raro…

Resumen vacacional :

-Último día de trabajo por la tarde: todavía en modo curro, no válido

-Fin de semana previo a las vacaciones en si: Sábado normal, domingo 10 sobre 10 (cumpleaños del niño)

-Estancia en Tossa de Mar (SOLOS)  de 2.5 días: 10 sobre 10

-Estancia en Cunit de 9 días: 9 sobre 10 (ha habido días que el tiempo no acompañaba mucho)

-Primera visita del niño al cine: MAL (sin importancia)

-Nivel de relajación adquirida: 8 sobre 10 (très bien. El niño, como niño que es, da guerra)

-Nivel de felicidad que desprendía mi marido: 9 sobre 10 (très très bien)

-Nivel de hiperactividad infantil: 7 sobre 10 (de ahí que el nivel de relajación no haya sido 10/10)

-Libros leídos: 2

-TV: 0   (a excepción de las películas infantiles que miraba el niño de vez en cuando -pero eso no cuenta)

-Días de playa y/o piscina:14 (maravilloso)

-Miembros de la familia quemados por el sol: 0 y eso que yo nos bauticé como la “Bleach Family”   -por eso de que la lejía blanquea- (excelente)

-Problemas con la celiaquía (debido a contaminaciones cruzadas bla bla bla): 1 OMG! no me lo creo ni yo (eso significa que es poco)

Y es que estas vacaciones han sido fantabulosas. Generalmente la gente aprecia los momentos de relajación cuando están estresados, es decir cuando llegan después de una jornada laboral intensa y por fin pueden descansar unas horitas en casa. En mi caso a sido todo lo contrario, todos estos días en lo que lo único que he hecho a sido disfrutar me han hecho entender de lo importante que es mi tiempo y de lo mucho que lo he disfrutado, así que he tomado ciertas decisiones respecto a este “nuevo año”, ahí van.

Se acabó Facebook: cada rato muerto que tengo es “voy a mirar que pasa por ahí”. Me absorbe, me engancha. Además de estar hasta las narices de ver chorradas tipo “Una amiga de verdad es aquella que siempre está a tu lado… y bla bla bla”, o, cosas malas que hace la gente, se que existe crueldad en el mundo, no soy estúpida del todo, no me apetece visualizar como han maltratado a una persona/animalico o cosas de este tipo. Facebook caca.

Momento de cuidar mi salud física y psicológicamente: hacer yoga o natación (probablemente yoga ya que puedo hacerlo en casa y me saldrá más barato) y comer sano, no por adelgazar, sino por respeto a tu cuerpo (hemos recibido malas noticias acerca de un familiar). Estos días han supuesto un reencuentro conmigo misma y he recordado que si tu estás bien, eres feliz, y si eres feliz puedes hacer feliz a los demás (o por lo menos ayuda).

Culturizarme, aprender: Simplemente deseo cambiar la tv o Facebook por aprender, lo que sea.

Dedicarle más tiempo a mis hobbies (relacionado con la absorción mental anteriormente comentada): Volver a escribir (libro en proceso) y a la fotografía.

Mejorar mi francés: Está algo oxidado, quiero tener una comunicación un poquito más fluida con mi hijo de lo que es ahora. No quedarme pensando “como coño se decía X palabra”. Volver a mi infancia semi francesa.

Y ya está, ya os he dado la brasa con mis vacaciones y mis revelaciones espirituales.

***** TODAVÍA NO HE EMPEZADO A TRABAJAR, VEREMOS EN UNAS SEMANAS COMO HA IDO****

¡Hasta la próxima!

EStudiar o no estudiar, esa es la cuestión….

¿Por qué será que siempre me busco problemas? Está bien, éste en sí no es un problema, pero es otra forma de tener algo en la cabeza dando vueltas y vueltas… Siempre encuentro que me preocupe, y esta vez se trata de los estudios.

Me gustaría volver a estudiar, literatura concretamente, así que me he puesto  a mirar por internet y he visto que se puede hacer el Grado de Lengua y Literatura Española de forma telemática. ¡Genial! Hacer la carrera online me sale más barato que en mi universidad local, pero claro, es dinero igual… Aún así, tengo algún dinerillo ahorrado e invertirlo en educación no es mala idea y está claro que hacia donde quiero enfocar mi carrera laboral, este es el camino que debo tomar. Hasta aquí bien. Tengo el donde hacerlo, el dinero y una finalidad, perfecto. ¡Ah no! espera… sabía que se me olvidaba algo, el tiempo.

La ventaja de estudiar por internet es que puedes organizarte según tus necesidades, pero por supuesto, tienes que ser muy constante (ay ay ay…). Es cierto que desde que murió mi abuela, tengo más tiempo libre, sin embargo también tengo ganas de aprovechar estas nuevas horas con mi marido y mi hijo, y también conmigo misma.

Hago un repaso del que dispondré a partir de septiembre (a pesar que me planteo la matricula para febrero) que es cuando todo vuelve a la normalidad. También hago un repaso de mis hobbies, escribir, leer y la fotografía. Hummm… De leer y escribir me hartaría, eso está claro, pero obviamente no es lo mismo leer o escribir algo que te guste o que te inspire, a hacerlo sobre algo impuesto. Así que las horas o ratos que dedico a mis aficiones estarían destinadas única y  exclusivamente al estudio (bueno supongo que no pasará nada por ver la tele media horita…). Y ya sabemos que sarna con gusto no pica, pero mortifica, y el hecho es que he destinado tantas horas a ciertas obligaciones, que en parte creo que merezco un descanso. ¿Estás segura que quieres liarte en los próximos meses a algo así? me pregunta mi cabeza, y yo no sé que contestar… Hay esa vocecilla que me dice ” ¡VIVE UN POCO COÑO!”, pero luego hay otra que susurra “Es tu futuro, es tu único camino… ¿Y si luego no puedes? “ . Y aquí estoy yo una tarde de domingo comiéndome la cabeza con si debería o no estudiar. Leo y releeo las asignaturas y su contenido y pienso “Uuuh que chulo” o “hostia que coñazo” (algunas lo son, francamente). Quizás pueda esperar un año más, no lo sé, tengo hasta el 15 de octubre para hacer la matricula, eso me da un buen margen para pensarlo, ains qué lío.

Visto que son casi las 16h y que mañana me toca ir a trabajar, creo que mejor será que me vaya a la playa, disfrute de la tarde, y ya está.